Notas de actualidad

El modelo co-activo
y el aporte de las neurociencias.

Las ganancias de conocer mejor tu cerebro.
 
 

El coaching ya tiene un poco mas de 20 años como profesión y se esta convirtiendo en una practica cada vez mas comúna en el mundo de los que elegimos transitar cambios profundos y medibles.

Gracias al avance de las neurociencias y su tecnología, ya no necesitamos recurrir a nuestra intuición o al método de prueba y error para comprender por que las personas cambian y evolucionan. El coaching de la mano de las neurociencias nos demuestra que existe un camino eficiente y demostrable para el mejor desarrollo de nuestras capacidades y nuestro potencial.

Las herramientas del Coaching ayudan profundamente a los clientes a desarrollar nuevas redes neurales positivas, a reaccionar con más serenidad ante situaciones de estrés, a hacer elecciones más fácilmente y a acceder mucho más a la propia creatividad. Inevitablemente, esto nos lleva a vidas más plenas, exitosas y efectivas.

En el coaching co-activobasamos nuestra interacción con nuestros clientes desde cuatro pilares fundamentalesy son nuestra guía en cada sesión. Esta filosofía de trabajo, que se desprende de las pruebas de la neurociencia, es particularmente efectiva para comprometer, motivar y ayudar a los clientes a experimentar cambios y transformaciones duraderas.

El primero de los cuatro pilares es la creencia de que las personas somos por naturaleza creativas, completas y estamos llenos de recursos. En otras palabras, quiere decir que podemos y deberíamos encontrar nuestras propias respuestas, recuperarnos y aprender de los fracasos. Es ir mas allá de ver lo mejor en las personas. Es realmente creer que somos seres capaces y con una inventiva maravillosa, y que no necesitamos aprenderlo de otro. Es innato e inherente al ser humano. Si el coach ve al cliente como un ser completo, buscará (y encontrará) pruebas de su completitud. Del mismo modo en que empezamos a ver autos de color rojo por todas partes una vez que hemos comprado uno. Lo que tenemos “programado” ver influye en lo que vemos realmente, en lo que recordamos y en lo que ponemos nuestra atención.

El segundo pilar del coaching co-activo es el de danzar en el momento. Se basa en la dedicación a estar totalmente presente aquí y ahora, abierto, flexible y listo para actuar. Como coach coactivo no seguimos un programa o un guion. En lugar de ello, seguimos el movimiento de lo que esta ocurriendo en cada momento, de las necesidades de nuestro cliente. Es frecuente en las consultas que los clientes llegan al coaching preocupados, inseguros o desorientados y cuando el Coach se muestra presente, flexible y abierto, se transmite un campo energético mas coherente que impacta sobre el cliente de manera positiva aportándole una sensación de calma y eficacia.

El Tercer pilar es centrarse en la totalidad de la persona. Como coach co-activos estamos preparados para trabajar con la totalidad de la persona: mente, cuerpo, corazón y espíritu de nuestros clientes, en lugar de centrarnos en cada problema individual que puedan traer al coaching. Esto significa ver a nuestro cliente como algo mas que la suma de sus partes o el rol que desempeña, sino a buscar y comprender todo su ser.

Cuando ayudamos a nuestros clientes a enfocarse en su totalidad y ver mas allá de su actual problema que quieren solucionar, el compromiso de todo el cerebro emerge. En lugar de buscar respuestas lógicas, el coaching co-activo animará al cliente a explorar entre sus pensamientos y también en sus sentimientos y así darle rienda suelta a sus reacciones mas intuitivas e instintivas. Y de esta forma ayudamos a integrar los dos hemisferios del cerebro, con los que surgirán, la creatividad, nuevas soluciones y sobre todo conexiones que podrán utilizarse para resolver futuras situaciones.

Por último, el cuartopilar es suscitar la transformación, en este tipo de coaching estamos comprometidos con el cambio sostenible y duradero. Deseamos que nuestros clientes logren maneras mas efectivas de interacción con el mundo que los rodea. En otras palabras, que pasen al siguiente nivel en temas de su propio desarrollo y amplíen su conciencia. Nuestros clientes desarrollan nuevas capacidades para transitar por las dificultades de la vida.

“Si se activa, se conecta” es un dicho popular entre los neurocientíficos y compartimos objetivos desde nuestro último pilar, debido a que tenemos evidencias que nos demuestran que el cerebro es mas adaptable de lo que se pensábamos y puede cambiar con esfuerzo e intención.  

Nuestra tarea como coach coactivo y el impacto del coaching en la mente de nuestros clientes, refuerza la idea de que estos pilares, son herramientas fundamentales con las que estamos ayudando al cerebro de nuestros clientes a reconectarse para obtener una mayor efectividad.

Colaborando en estas nuevas conexiones que se fueron activando durante las sesiones, creando el potencial de abrir nuevos caminos y oportunidades hasta hoy no transitadas por nuestros clientes, para luego convertirse en nuevos hábitos y comportamientos mucho mas efectivos.  

Autor


Avatar