Volver al Blog

Tu cabeza no tiene todas las respuestas

coaching Jun 27, 2018

En muchas ocasiones, nos sentimos que estamos dando vueltas en círculos eternos con los mismos problemas y pareciera que nunca llegaremos a una posible solución.

Esto puede resultar altamente frustrante, especialmente cuando buscás soluciones a problemas que considerás pueden resultar significativas para tu destino.

Y nada nuevo sale. Cuanto más tratás de encontrar y descerebrarte en el intento por hallar la mejor respuesta menos pareciera que hay una salida esperanzadora.

El resto ya lo conocen, todos estuvimos ahí.  La sensación de sentirnos atrapados o estancados. Pensar que no existe ninguna idea posible para solucionar el problema. Y por ello la rápida conclusión que muchas veces hacemos de creer que no somos inteligentes, que no tenemos los recursos suficientes. Esto nos lleva directo a la frustración, a la sensación de agobio y la creencia que el problema no es solucionable.

La mirada del coaching es mucho más inspiradora. Existen métodos y una teoría fundamental que a mí me cambio la vida, donde ganá muchísima claridad. Te la comparto y espero puedas aplicarla de inmediato.

Hasta ahora nos enseñaron que para resolver una situación que nos preocupa teníamos que pensar una buena solución. Y cuando digo pensar, todos vamos a dirigirnos hacia nuestro órgano pensante, ¡nuestro querido cerebro! Pero la respuesta desde el coaching es un poco diferente.

Quiero que te detengas por un instante y te des cuenta de que pasa en tu cuerpo cuando estas pensando en un problema, que generes conciencia de la posición en la que estás en esas situaciones. ¿Estás relajado o constreñido? ¿Cómo están tus manos?  ¿Y tu posición corporal? ¿Qué pasa con nuestra respiración?  ¿Se vuelve corta y superficial? ¿Sentís que tu cuerpo se encuentra en estado de tensión y ensimismamiento?

Una vez que generes esta conciencia de la posición en la que estás en esas situaciones, te invito a que muevas el cuerpo, que camines, te estires, tomes aire, respires llenando tus pulmones, relajes las palmas de tus manos y lo mas importante es que sonrías.

Poné a tu cuerpo en situación para activarse, ya que desde una posición tensa no se puede crear nada nuevo.  No importa si sentís una alegría profunda o una bronca terrible, darle estas señales a tu cerebro hará que empiecen a llegar nuevas ideas.

Si sentís que este método te puede servir, combinalo con el siguiente que te ayudara a salir de un bloqueo creativo.

Estando con tu cuerpo en situación para activarse como te mencione antes, comenza a mirar hacia tus alrededores,  y detenete en algún objeto, algo que te haya llamado la atención y desde ahí pregúntate: ¿Qué me dice este objeto sobre mi problema y mi vida? Esperá las respuestas, no vendrán desde la lógica, vendrán desde un lugar mucho más profundo que es todo tu ser.

Espero que empieces a utilizarlo sin juzgarte y te des cuenta de que muchas veces las respuestas que estas buscando están a tu alrededor. Solo hace falta que hagas el foco en ellas y empieces a escucharlas.

Activá tu mejor versión. Brillá con tu potencial y disfrutá tu vida.

¡No pierdas el ritmo!

Todas las novedades en tu bandeja de entrada.

Odiamos el SPAM. Nunca vamos a vender tus datos, por ningún motivo.